¿Qué es una prueba de concepto y por qué necesitas una?

Share:

Una prueba de concepto (PoC) a veces se ve como una pérdida innecesaria de presupuesto. Y esto es un gran error que puede costarte mucho tiempo. Incluso la idea más brillante debe revisarse, y un PoC es una solución perfecta y económica para eso.

En este artículo, encontrarás más información sobre por qué un PoC merece tu tiempo y atención y cómo puedes ayudarlo a ahorrar tiempo y dinero antes de comenzar a gastar mucho.

¿Qué es una prueba de concepto?

Una prueba de concepto es el primer paso en el proceso de desarrollo de software después de que se desarrolla la idea general del producto. Un PoC tiene como objetivo validar la viabilidad del proyecto y verificar la viabilidad general de la idea. El objetivo de la PoC, desde una perspectiva de desarrollo de software, es mostrar la viabilidad tanto de la idea del producto como del plan de negocios.

Una prueba de concepto correctamente presentada ayuda a evitar pasos en falso costosos y facilita la atracción de inversores.

¿Cuál es la diferencia entre un PoC, un prototipo y un MVP?

Los términos PoC, prototipo y MVP a menudo se agrupan. Sin embargo, están conectados a diferentes pasos de desarrollo de productos y no deben tratarse como lo mismo. Las siguientes definiciones pretenden diferenciar entre estos términos y mostrar por qué no todos los intentos de validar un producto son un MVP.

¿Qué es un prototipo?

Mientras que un PoC se centra en la idea principal del producto, buscando una respuesta a si el producto potencial resolverá el problema del cliente, un prototipo va un paso más allá. El objetivo del prototipo es presentar cómo se podría construir el producto. En el caso de los proyectos de desarrollo de software, uno de los tipos de prototipos más comunes es una maqueta en la que se puede hacer clic. Permite una mejor comprensión del producto, presenta su apariencia general y subraya la funcionalidad más crucial para el posible éxito comercial del producto.

Los diseñadores de UX deben participar en el proceso de preparación de prototipos: verifique qué herramientas de UX de creación de prototipos pueden usar.

Definición de un MVP

Un producto mínimo viable (MVP) es la primera versión ligeramente pulida del producto que está lista para salir al mercado. Aquí, por primera vez, el producto tiene la oportunidad de ser probado por los usuarios en un entorno real. Y ten por seguro que no será fácil, será un combate real. Los inconvenientes del producto se verán a la luz del día, y probablemente habrá más de los que esperabas. Pero eso es bueno. Esta es la razón por la que se creó un MVP, para permitir que los usuarios hagan el trabajo duro, encontrar los errores y fallas. Gracias a su mente colmena, localizarás la mayoría de los problemas que frenan tu éxito.

Un buen MVP debe ser rápido de construir y contener solo aquellas funcionalidades estrictamente necesarias para que el producto funcione. Todavía queda mucho trabajo por hacer, pero el equipo ahora puede ver la luz al final del túnel del proceso de desarrollo.

Un MVP tiene funcionalidades suficientes para generar valor para los usuarios y convencer a los inversores escépticos. Sin embargo, eso no es todo.

Los PoC, los prototipos y los MVP están conectados y, a menudo, uno sigue al otro. Este es el camino natural de su producto tomando forma.

Una prueba de concepto ayuda a decidir si la idea es factible. Si es así, entonces el prototipo le da a la idea una forma más tangible. El MVP es el más cercano al producto final y tiene como objetivo probarlo fuera de la organización.

¿Por qué necesitas un PoC?

La razón principal para crear una PoC es ahorrar tiempo y dinero en lugar de invertir en una idea defectuosa. Una prueba de concepto ayuda a predecir mejor y con mayor precisión los costos necesarios y otros recursos, como los especialistas.

Alrededor del 34% de las empresas afirman que fracasan porque sus productos no se ajustan al mercado.

El primer paso para un mejor ajuste al mercado comienza con la validación de tu idea original en la etapa más temprana posible. El PoC es el primer punto en el que puedes comprobar si tu idea de negocio tiene alguna posibilidad de éxito. Es una piedra angular de tu futuro producto.

El resultado de crear una PoC también podría ser menos optimista: la idea podría ser inviable. Por supuesto, eso no es una buena noticia, a primera vista, pero hay otra cara de la moneda. La identificación temprana de una idea equivocada ahorra recursos de la empresa y el equipo puede concentrarse en otro proyecto. Invertir más tiempo y dinero en un proyecto defectuoso no lo hará lucrativo.

¿Por qué otra razón tu proyecto podría necesitar una prueba de concepto?

Verificación de la idea central.

A veces, los proyectos se desarrollan sin verificar los datos de la investigación de mercado y la idea del producto se basa en suposiciones falsas. Un PoC ayuda a validar el concepto y la existencia de una necesidad de mercado en una etapa temprana.

Incluso si los comentarios no son tan positivos como esperabas, eso no significa que el proyecto haya sido una pérdida de tiempo. Aprovecha esto como una oportunidad para modificar el concepto y ajustarlo mejor a las necesidades de tu grupo objetivo.

Ver el proyecto desde otra perspectiva

Dar vida a la idea ayuda a convencer a las partes interesadas de que se arriesguen con el proyecto: pueden ver claramente el potencial y el valor del proyecto. El PoC también permite verificar si tu elección de tecnología se adaptará al proyecto y satisfará sus necesidades.

Plan de negocios claro

Una prueba de concepto destaca las principales prioridades y requisitos del proyecto. Con lo que aprenderá de una PoC, es más fácil configurar un cronograma y una hoja de ruta del proyecto más precisos, y predecir mejor los costos.

Las empresas emergentes suelen tener un presupuesto limitado y buscan tantos ahorros como sea posible. Sin embargo, ¿debería omitirse un PoC en este caso?

Ventajas de los PoC para startups

Las empresas emergentes brindan ideas y productos innovadores; a veces, el momento no es el adecuado para presentar nuevos proyectos, o simplemente el mercado no está listo. Es mejor tomar un breve descanso y ahorrar el presupuesto en lugar de desperdiciarlo en un lanzamiento de producto demasiado temprano.

Al principio, es difícil decir con certeza qué tan escalable podría ser el producto. Si una startup se enfoca en un producto a gran escala, invertir primero en un PoC ofrece más seguridad y valida el concepto en lugar de invertir en un proyecto incierto que seguramente consumirá tiempo y dinero.

Por último, pero no menos importante, un argumento más para ahorrar dinero: un PoC ayuda a verificar si todas las características predefinidas son necesarias o si falta algo. Gracias a eso, el equipo no perderá tiempo desarrollando componentes inútiles en el futuro.

Verifique las métricas de desarrollo de software para un entorno de inicio para impulsar aún más su proyecto.

¿Cómo construir una buena prueba de concepto?

Lo anterior es suficiente conocimiento teórico por ahora: centrémonos en el lado práctico de las PoC y verifiquemos cómo hacer una prueba de concepto exitosa.

  • Configura tu grupo objetivo
    No hay posibilidad de crear una PoC exitosa sin configurar primero el público objetivo. Todo el equipo necesita encontrar respuestas a preguntas como:
  • ¿En qué mercado aparecerá el producto?
  • ¿Cómo es la persona objetivo?
  • ¿Cómo se beneficiará el usuario final del producto terminado?
  • Cuando el equipo puede responder y analizar estas preguntas, el futuro producto comienza a cuajar. Ahora, la idea se puede comparar con competidores potenciales que ya están en el mercado. Analice sus productos para mejorar el suyo: piense en cómo su concepto puede destacarse y atraer la atención de los usuarios.
  • ¿Cómo resuelve el problema del grupo objetivo?
    Ahora es el momento de pensar en las tecnologías necesarias. Este es también el momento de considerar si existe la necesidad de apoyo técnico de socios. En caso afirmativo, tenga en cuenta que un equipo mal elegido puede afectar el éxito del proyecto.
  • ¡Pruébalo!
    Cuando se realiza el primer PoC, debe ser probado por “usuarios”, en este caso, colegas que no están involucrados en el proceso de desarrollo. El producto debe ser probado de adentro hacia afuera por empleados que están fuera del equipo del producto. No hay certeza de que el producto cumpla con los requisitos predefinidos y las expectativas de los usuarios sin pruebas.
  • Obtenga retroalimentación y aprenda
    Incluso si las opiniones de los usuarios son duras, no te rindas. Este es un buen momento para cambiar de dirección y pivotar. Implemente los cambios necesarios y comience de nuevo hasta que tenga éxito.

Conclusión

La prueba de concepto no es una moda pasajera: debe tratarse como un paso regular en cada proceso de desarrollo de productos que valida la idea y ayuda a decidir si el concepto vale la pena el tiempo y el dinero. No importa cuán elástico sea su presupuesto, nadie quiere tirar el dinero por el desagüe. Guarde las abejas y la miel para la próxima idea e invierta en una buena PoC.

Deja un comentario